La costa del Oriente de Asturias se caracteriza por sus acantilados de roca caliza. La acción del Mar Cantábrico va moldeando la línea de costa, horadando la roca hasta formar grietas y cavernas que comunican los prados costeros con el agua del mar. Los días de temporal el agua asciende por estas cavernas y sale por los prados en forma de grandes columnas de espuma y vapor. Este fenómeno se conoce en la zona como “bufones”.

Con buen tiempo se puede dar bonitos y tranquilos paseos. Aerosar os quiere mostrar la belleza del lugar desde otro punto de vista.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *